Indignante: le cortaron las piernas en un boliche y el encargado la mandó a ponerse “la Gotita”

El hecho sucedió en un reconocido local del centro platense al que concurren gran cantidad de jóvenes todos los fines de semana.

Un boliche de nuestra ciudad vuelve a ser noticia por un hecho indignante. Esta vez el protagonista es el local Mood, ubicado en 5 entre 51 y 53, donde una joven sufrió heridas en sus piernas y, tras pedir ayuda, el encargado del lugar la mandó a ponerse “la Gotita”.

Según contó la chica, quien salía por primera vez a un complejo bailable de La Plata luego de desembarcar desde Misiones para comenzar una carrera universitaria, los cortes en la zona de sus pantorrillas fueron accidentales y de un segundo para otro.

“Estaba con mis amigas haciendo la fila para entrar al baño cuando pasó alguien con una mochila y esa mochila me rozó. Yo sentí algo en las piernas, no vi bien qué era pero cuando bajé la mirada me empezó a doler, me fijé bien y tenía las piernas cortadas. Entré al baño y mis piernas estaban con tajos y sangrando”, relató la adolescente a los colegas de 0221.

En su narración de los hechos, la joven destaca que los empleados que se encontraban en el baño la ayudaron a ir a la cocina, donde se contactaron con emergencias. “Ahí llamaron a la ambulancia, pero los paramédicos no entraron al boliche porque la fiesta se seguía desarrollando como si nada. Uno d de los encargados me dijo que me ponga ‘la Gotita’. Yo salí así como estaba, me curaron en la ambulancia y me dijeron que tendría que ir a una guardia y ponerme la antitetánica”, contó.

Luego de eso, la chica se fue a su casa y al otro día volvió a la guardia, donde le dijeron que su herida no necesitaba puntos pero le insistieron en que se dé la vacuna para prevenir infecciones. A todo esto, el encargado -quien en teoría había pedido el número de la joven para estar en contacto- jamás escribió ni se preocupó por el estado de las heridas.

La víctima también asegura que desde el boliche le dijeron que habían revisado las cámaras y que no encontraron nada sospechoso, y que ni siquiera le mostraron las filmaciones para ver si reconocía a la persona que le hirió las piernas. “Esperé hasta hoy a la mañana para ver si se comunicaban, pero no recibí ni un mensaje. Por eso decidí hacer pública la situación”, explicó.

 

 

Facebook
Instagram