Federico Martelli: “Como ciudad perdimos un proyecto estratégico y la identidad”

El candidato a intendente de nuestra ciudad dialogó en exclusiva con El Ojo Platense y analizó la situación de La Plata, contó su proyecto de gestión y aseguró que quiere competir en las PASO.

– ¿Como ves hoy en día a la ciudad de La Plata?

La veo muy mal. En un proceso de conurbanización muy profundo, de deterioro del espacio público, de la ruptura de las relaciones sociales y el tejido social producto de que hemos perdido como ciudad un proyecto estratégico, una identidad. No está claro qué representamos a nivel nacional, cuál es nuestro rol histórico.

– ¿Cuál podría ser ese rol histórico?

No hemos logrado definir si somos la ciudad del conocimiento, de la cultura, una ciudad productiva o del deporte ¿Qué somos? Me parece que no está clara esa identidad y por otro lado vivimos un proceso de deterioro del entramado productivo que hace que seamos una ciudad pobre, con un nivel de desocupación muy alto, un nivel de pobreza muy alto, una cantidad de asentamientos que nos ponen como récord a nivel nacional. Todo eso hace que se haya deteriorado la calidad de vida de los platenses.

– ¿Y se ha ido deteriorando desde cuando?

Yo creo que durante los últimos 25 años la ciudad sufrió ese proceso de conurbanización por un crecimiento de la población que no fue acompañado por un proyecto político de desarrollo.

– ¿Notas que en estos 4 años se profundizo o siguió por la misma línea?

Todo lo que venía mal, empeoró. Porque hay un Estado ausente y la gente se da cuenta que el intendente no está cerca, que no le resuelve sus problemas, que no está capacitado para gobernar, que no le dedica la cantidad de horas que un municipio como este necesita y cuando el intendente no está, obviamente se pierde el control de la ciudad y todo lo malo se amplifica. Tenemos los mismos problemas, pero mucho más profundos.

– ¿Como creés que se explica y cuáles son los principales puntos de esa mala gestión de la que hablás?

Creo que hay una dirigencia política en general, y en este caso particular el intendente, que no está preparada, que no comprende los problemas estratégicos de la ciudad, que no sabe cómo resolverlos, cómo gobernar. Que no tiene una capacidad para llevar adelante las soluciones que se necesitan.

– ¿Que creés que debe hacer el próximo intendente cuando asuma?

Lo primero que hay que hacer es trabajar fuertemente para reconstruir la matriz productiva, entendiendo que no podemos ser una ciudad que viva únicamente del Estado y de la universidad. Tenemos que salir a captar capitales, crear nuevos parques industriales, seducir a los empresarios para que inviertan en la ciudad, dar un apoyo fundamental a la industria de base tecnológica de software, que es una de las industrias que más empleo y riqueza puede generar para la ciudad y trabajar un plan estratégico del turismo, que estoy convencido que puede ser una fuente enorme de ingreso, de generación de empleo y de construcción de una identidad en el concierto de ciudades de la Argentina. Por una lado esas tres cosas y por el otro lo vinculado a la planificación urbana.

– ¿Cuál sería ese proceso de planificación urbana?

Nosotros tenemos el desarrollo de unas veinte obras que cambiarían para siempre la ciudad, que obviamente arrancarían con la extensión de la autopista Buenos Aires – La Plata, para que las zonas de Villa Elvira, Arana y Altos de San Lorenzo tengan una conectividad adecuada, que arranca con el trazado integral de fibra óptica para que todas las oficinas municipales, centros de salud, empresas y escuelas tengan acceso. La reconstrucción del aeropuerto, que podría estar brindando servicios aéreo comerciales a 1.200.000 personas La Plata y el sur del conurbano y sería una gran alternativa a Ezeiza y Aeroparque.

Tenemos que revalorizar la zona del Oeste, vinculado a un trazado productivo e inmobiliario sobre la ruta porque es una zona estratégica que hay que poner en valor y que hay que rediscutir cómo se van a desarrollar los emprendimientos inmobiliarios en el Siglo XXI. La ciudad crece, no para de crecer, pero el Estado es el que debe definir, junto con los actores del sector privado hacia dónde. Por lo tanto, si nos toca gobernar a partir del 10 de diciembre, vamos a poner en marcha estas cuestiones.

– ¿Y con qué creés que se va a encontrar la persona a la que le toque suceder a Garro, si este no es reelecto?

Se va a encontrar con un presupuesto que no alcanza para mucho, por lo cual va a tener que salir a construir acuerdos con el gobierno provincial y nacional, también con grupos económicos internacionales y también con organismos multilaterales de créditos, porque las obras que hay que hacer son costosas, no se pueden hacer con fondos propios y hasta que se desarrolle el sector productivo y la municipalidad tenga fondos propios, nos va a llevar al menos un lustro y mientras tanto los platenses no pueden esperar. Por eso, lo primero que tiene que hacer el intendente es ver cómo conseguir financiamiento para estas obras estratégicas que le van a cambiar la cara a la ciudad para siempre…

– ¿A qué tipo de obras te referís?

A obras como las que en su momento cambiaron la cara de La Plata, como el Estadio Único, las torres de la Catedral y el Teatro Argentino. Lo segundo que hay que hacer es recuperar el control del espacio público. Se tiene que terminar la ciudad en la que cada uno hace lo que quiere: trapitos, vendedores ambulantes, vendedores de drogas… Hoy el espacio público está absolutamente tomado por todo tipo de actores y de bandas. Por eso creo que recuperar el espacio público implica recuperar la calle para los vecinos y dar un combate muy fuerte contra la inseguridad.

– Una de las problemáticas que más preocupa a los platenses…

Sí. Tenemos que lograr que la gente humilde y laburante no tenga miedo de salir a la calle, que no le roben el celular o la cartera cuando va a tomar el colectivo, que no le roben la bici a un pibe cuando va al colegio, porque se está produciendo un daño psicológico irreparable que es que la gente no se anime a estar en la calle. Está encerrada en la casa y cuando pasa eso una sociedad termina dañándose porque se rompen los tejidos sociales y se rompe la idea de comunidad organizada.

– ¿Cómo sería eso?

Se rompe la idea de que el parque, la puerta del colegio o de la casa es un lugar para estar. Entonces todo lo que la gente hace es en lugares cerrados por miedo a la inseguridad. No es la ciudad en la que yo crecí y hay que hacer un esfuerzo para recuperar esa ciudad segura.

– Ya desde el año pasado varios dirigentes del peronismo se lanzaron a la carrera por la intendencia. Guillermo Escudero, Florencia Saintout, Victoria Tolosa Paz e incluso Luis Arias. ¿Vos también estás anotado para competir?

Sí, yo voy a ser candidato a intendente, eso lo tengo absolutamente claro. Hemos constituido un grupo de dirigentes, militantes, empresarios, profesionales y vecinos  de la ciudad con los que venimos trabajando desde el año 2016 con esta definición. Por suerte tenemos una ley que es la de las PASO que nos da una herramienta para definir quién es el candidato que llegue a octubre, pero creo que en agosto va a haber más de un candidato del peronismo.

– ¿Crees que esa herramienta de las PASO puede llegar a unir a algunos de esos dirigentes o el peronismo debería apuntar a conformar una boleta única?

Veo muy difícil conformar una boleta única porque quizás tenemos hasta proyectos distintos. Proyectos de ciudad, formas de hacer política, formas de ver el mundo… Yo creo que lo más sano es que los propios platenses definan quién es el candidato que va a enfrentar a Garro y por ende quién va a ser el candidato que lo suceda, porque lo del actual intendente es tan malo que estoy convencido de que tiene escasas posibilidades de renovar.

– Cuando hablamos de la unidad del peronismo… ¿Considerás que hay algún dirigente que es el límite para lograr eso?

Creo que ponerle un límite a otro dirigente no corresponde, porque sería arrogarse la potestad de vetar o de proscribir a alguien. Por el contrario, yo creo que la gente tiene la posibilidad de definir en agosto quiénes pasan a octubre y quiénes no. Con los dirigentes con los que tenemos menos cercanía o más diferencias finalmente algún punto en común sobre la ciudad tengamos y ojalá podamos articular un acuerdo lo más amplio posible, pero si no, como ya te dije, van a ser las PASO las que definan quién sigue.

– ¿Tenés diálogo con los dirigentes y precandidatos que recién mencionábamos?

Hablo con todos y tenemos muy buena relación. Creo que las diferencias políticas no hay que trasladarlas nunca al plano personal. Somos todos platenses, vivimos en la misma ciudad, tenemos las mismas preocupaciones y los mismos miedos porque criamos a nuestros hijos en esta ciudad, y estoy convencido de que todos queremos lo mejor. Por ahí tenemos distintos puntos de vista de cómo alcanzar lo mejor para la ciudad. Incluso creo que hasta Julio Garro quiere lo mejor para la ciudad, porque sería injusto decir que los demás no quieren hacer las cosas bien. Sí por ahí tenemos distinta preparación, distinta experiencia, distinta visión de cómo hacerlo.

– ¿Y una unidad del peronismo con otros espacios, como algún sector del radicalismo o el socialismo, lo ves posible?

Yo lo que veo es que la economía de la Argentina está pasando por una situación crítica, que todos los días cierran Pymes, que todos los días los comercios están bajando las persianas, que todos los días la situación social se deteriora un poco más y nos enfrentamos a una catástrofe social con situaciones que yo no veía desde el año 2002, con gente que no tiene para comer. Frente a esa realidad nacional y local, todos los dirigentes que somos opositores a Macri tenemos que hacer un gran esfuerzo para construir puntos de acuerdo.

– ¿Cómo se lograría eso?

Quizás no significa lograr una propuesta electoral común, pero sí una propuesta política y económica para sacar a la Argentina adelante. Si no se puede estar en una boleta juntos, que al que le toque gobernar convoque a todos para poder llevar adelante esto. La situación de la ciudad es demasiado grande como para quedarnos detenidos en las internas políticas. Seríamos totalmente irresponsable si hacemos eso.

– ¿Que tiene Federico Martelli para ofrecerle al vecino platense?

Tengo tres cosas. En primer lugar, una voluntad enorme para laburar para transformar esta realidad. Segundo, una experiencia y una formación sobre qué hacer con la ciudad y tercero una honestidad personal e intelectual. Yo digo lo que hago y hago lo que digo. Pasé por la gestión pública sin tener una sola denuncia, sin tener una sola causa, sin tener un solo reproche. Vivo como mis vecinos, sufrí la inseguridad… Mi destino está atado al destino de la ciudad. Yo no estoy de paso por la ciudad ni de paso por la política. No vivo encerrado en un country. Me pasa lo mismo que a los demás y eso es un motivo suficiente para dedicarme a transformar La Plata y hacerla un poquito más vivible.

– ¿Cómo te imaginás el 10 de diciembre?

Me imagino con mis hijos y con mi familia en la Municipalidad, con mucha preocupación y mucha responsabilidad por las primeras medidas que haya que tomar. Creo que esa noche del 10 de diciembre va a ser muy larga porque probablemente estemos hasta la madrugada poniendo todo a punto para el 11 de diciembre arrancar la gestión.

Facebook
Instagram